RESOLUCIONES DE INMIGRACION PARA ESTE NUEVO AÑO 2018

Posted by:

Por David Sperling

Tenemos una tradición en los Estados Unidos de hacer resoluciones de Año Nuevo, por ejemplo, perder 10 libras adicionales, dejar de fumar o aprender un nuevo idioma.

Pero los inmigrantes, legales e indocumentados, tienen preocupaciones mucho mayores bajo la administración Trump. Millones de inmigrantes tienen una meta primordial para 2018: obtener algún tipo de estatus legal y mantener a sus familias unidas. Cientos de miles de inmigrantes con DACA y TPS enfrentan la terminación inminente de un estado protegido que les ha permitido unirse a la corriente principal de la sociedad.

Sin intervención del Congreso, cientos de miles de inmigrantes perderán su autorización para trabajar y la protección contra la deportación. Además, hay más de 962,000 inmigrantes viviendo en los Estados Unidos con órdenes de deportaciónes pendientes quienes ahora pueden ser detenidos y deportados físicamente si es que tienen contacto con inmigración o la policía.

Según el Departamento de Seguridad Nacional, la mitad de los inmigrantes con órdenes finales provienen de México, El Salvador, y Guatemala. En el año fiscal 2017, la administración de Trump deportó físicamente a 226,000 inmigrantes. La gran mayoría eran personas que tenían antecedentes penales, asociaciones con pandillas o de otro modo amenazas consideradas de seguridad pública o seguridad nacional. Sin embargo, el 8 por ciento fue deportado después de “arrestos colaterales”, lo que significa que no fueron blanco de la aplicación de la ley de inmigración, pero resultaron estar el lugar equivocado y en el momento equivocado. Esta cifra incluye residentes legales permanentes con antecedentes penales antiguos que fueron detenidos en el aeropuerto después de regresar a los Estados Unidos.

En el pasado, bajo la administración de Obama, a muchos inmigrantes sin antecedentes penales y con factores destacables como tener hijos estadounidenses, se les permitía permanecer en los Estados Unidos bajo una Orden de Supervisión, lo que les otorgaba la autorización para trabajar. Esas personas ahora están siendo llevadas bajo custodia cuando se reportan a ICE, o si son afortunados, se les esta dando unas semanas para regresar con un pasaporte y un boleto de ida, a su país de origen.

Mientras que las entradas ilegales en la frontera se desplomaron en el 2017, ICE se está enfocando cada vez más en la aplicación de medidas internas. Estas detenciones tienen consecuencias mucho mayores que las aprehensiones fronterizas porque las personas seleccionadas a menudo son el sostén principal de la familia o cuidadores de miembros de la familia que a menudo son ciudadanos de los Estados Unidos.

Así que esperemos que el 2018 no solo brinde buena salud, felicidad y prosperidad sino también nuevas leyes y políticas que brinden la seguridad necesaria para los más vulnerables entre nosotros.

0

Add a Comment