LA SOLUCION OBVIA: LAS TARJETAS VERDES

Posted by:

Por David M. Sperling

https://www.noticiali.com/pageview/viewer/2017-11-08#page=2

Salvadoreños y Hondureños que viven en Long Island están aterrorizados

El programa Estatus de Protección Temporal, promulgado en 1999 para los hondureños y en el  2001 para los salvadoreños, ha proporcionado una sabana de seguridad para decenas de miles de inmigrantes que viven en Long Island. Los solicitantes de TPS y sus familias han establecido raíces profundas en Long Island, trabajando y pagando impuestos, criando familias, comprando viviendas y contribuyendo a la economía de la región.

Ahora el gobierno está a punto de quitar esa sabana de seguridad, sumergiéndose y exponiendo a cientos de miles de centroamericanos, junto con sus familias, amigos y empleadores, en un limbo legal de incertidumbre y miedo. No se equivoquen: la terminación de TPS para el pequeño número de nicaragüenses es una fuerte advertencia de que la campana final sonará pronto para hondureños, salvadoreños y otros grupos con estatus de TPS, especialmente para los haitianos.

Siempre he creído que los beneficiarios de TPS son, junto con los Dreamers con DACA, los mejores candidatos para las Tarjetas Verdes permanentes. Han invertido sus vidas en los Estados Unidos, trabajando, pagando impuestos, obedeciendo la ley y criando familias, la gran mayoría de las cuales incluye a niños estadounidenses.

La solución pragmática y humanitaria obvia es una ley que proporciona el estatus legal permanente para los beneficiarios de TPS, sus cónyuges e hijos no ciudadanos. Este tipo de legislación tendría un fuerte apoyo bipartidista.

De nuevo, como con los Dreamers, su destino está en manos del Congreso. El grupo de defensa de los inmigrantes debe construir una coalición unida, a través de las líneas partidarias, para establecer la residencia legal permanente para los soñadores y los beneficiarios de TPS.

Inicié mi práctica en inmigracion en 1995, poco antes de que el presidente Clinton firmara la ley NACARA, que otorga tarjetas verdes a cientos de miles de salvadoreños, guatemaltecos, hondureños y nicaragüenses. Fue un gran éxito, y muchos, si no la mayoría, de los beneficiarios de NACARA eventualmente se convirtieron en ciudadanos de los Estados Unidos, y en pilares de su comunidad.

Los requisitos de elegibilidad para NACARA no fueron difíciles: una solicitud inicial de asilo o TPS, residencia continua de siete años y prueba de buen carácter moral. (Un requisito para mostrar “dificultades extremas” fue una presunción legal que nunca se refutó).

Los beneficiarios del TPS hondureños y salvadoreños, en comparación, pueden mostrar residencia permanente continua desde 1998 y 2001, respectivamente. El gobierno ha revisado sus huellas digitales para cada período de reinscripción, descalificando a los solicitantes de registro con delitos graves. Tienen números de seguridad social y pagan sus impuestos. Ningún otro grupo de inmigración ha sido sometido a un escrutinio contínuo durante un período de tiempo tan largo.

Hay varias formas en que algunos solicitantes de TPS pueden obtener una Tarjeta Verde de manera independiente, a través de relaciones familiares, que discutiré en una columna futura.

Pero nuestro enfoque ahora debería ser una solución legislativa que brinde a los beneficiarios de TPS y DACA un camino inmediato hacia una Tarjeta Verde y la eventual Ciudadanía de los Estados Unidos.

0

Add a Comment